Fracaso escolar, uno de cada tres casos está relacionado con problemas de mala visión

Uno de cada tres casos de fracaso escolar se relaciona con problemas de mala visión; es más, casi la mitad de los niños que necesitan gafas no las usa porque sus padres no saben que tienen problemas visuales.

Por tanto, es vital sensibilizar a los padres de lo importante que es llevar a los más pequeños de la casa a su óptica de confianza para que se sometan a una revisión visual antes de la vuelta al colegio. Esto debe hacerse aunque no se haya percibido ningún comportamiento relacionado con la mala visión, ya que los niños no saben comunicar si ven mal o no, lo que hace muy difícil detectar una patología visual y ponerle remedio antes de que sea demasiado tarde.

Muchos de los síntomas de deficiencias visuales pueden confundirse con señales que también aparecen en algunos trastornos del aprendizaje

Aunque es bastante complicado que los niños expresen si ven mal o no, existen ciertas señales que pueden alertar a sus padres de la existencia de anomalías visuales, como pueden ser la falta de coordinación entre los ojos y las manos, bajo rendimiento escolar, fatiga visual, falta de comprensión lectora, visión borrosa o, incluso, dolores de cabeza localizados alrededor de la zona de los ojos.

También hay que tener en cuenta la gran cantidad de tiempo que los niños pasan delante de pantallas, ya sean de televisión, de ordenadores o de smartphones. Esta costumbre provoca fatiga y estrés visual, dolencias que, a la larga, pueden causar diferentes problemas de visión y una reducción de la capacidad de atención y progreso propio del lenguaje. Para prevenirlo, hay que fomentar la actividad en el exterior y reducir la exposición a la luz azul de las pantallas.

Problemas como la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía afectan el progreso adecuado del rendimiento escolar de los más pequeños

Para evitar el cansancio visual causado por el abuso de las pantallas en los niños, es aconsejable enseñarles a descansar veinte segundos cada veinte minutos, a parpadear de forma consciente para prevenir la sequedad ocular y a colocarse correctamente delante del ordenador, respetando una distancia de 50 cm de separación entre pantalla y ojos. En la medida de lo posible, es recomendable, además, que eviten los reflejos luminosos en la pantalla y que estudien o jueguen con una buena luz ambiental.

Si no quieres que tus hijos se pierdan un solo día en su aprendizaje por problemas visuales, en Ópticas Ondarreta te ayudamos a preparar la vuelta al cole con una irresistible oferta: llévate un pack de dos gafas para niños por solo 195 euros y asegúrate de que tus peques consiguen un sobresaliente en visión. ¡Te esperamos!

pack de gafas de vuelta al cole promoción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *