Cuida tus oídos cuidando tu alimentación

Seguro que no es la primera vez que has escuchado la famosa frase de “somos lo que comemos” del conocido filósofo y antropólogo Ludwig Feuerbach. Ya en sus días Hipócrates también citó la importancia que tiene la alimentación para salud en otra épica frase que decía así: “sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento”. Es por ello por lo que hemos querido empezar el post de esta semana recordando a estas dos grandes celebridades, pues hoy os hablamos de la importancia que tiene la alimentación para el cuidado de los oídos.

Tener buenos hábitos alimenticios no solo mejora nuestra calidad de vida si no que además mejora nuestra salud auditiva. Al igual que consumimos ciertos alimentos o tomamos rutinas alimenticias para mejorar nuestra vista y nuestro corazón, también podemos mejorar nuestras habilidades auditivas cuidando nuestra alimentación.

Alimentos que nos ayudan a mejorar nuestra salud auditiva

Los alimentos que más debemos consumir, si lo que queremos conseguir es un sistema auditivo admirable son las vitaminas A, C, E además de legumbres y cereales.

alimentos que cuidan tus oídos

Los alimentos que contienen vitamina A aportan una serie de nutrientes muy beneficiosos para el funcionamiento del oído interno. ¿Dónde podemos encontrar vitamina A? Podemos encontrar esta vitamina en las verduras de hojas verdes como, por ejemplo, las acelgas, las espinacas o las hojas de lechuga, y también en la zanahoria, el pimiento rojo o la calabaza.

La vitamina C es la responsable de protegernos contra los resfriados y las gripes donde el oído es uno de los órganos que más sufre. Tomar alimentos que contengan vitamina C, como los cítricos, tomates, brócoli o coles de bruselas nos ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunitario y así reduciremos los daños en nuestro oído.

Si lo que queremos es retrasar o evitar la aparición de la pérdida auditiva, lo más recomendable es la vitamina E. La vitamina E la encontramos en alimentos tales como el aguacate, el maíz o los frutos secos como almendras y nueces, su efecto antioxidante contribuye a eliminar los excedentes que nuestro cuerpo no utiliza.

Y, por último, las legumbres y los cereales, ricos en ácido fólico nos ayudan a fabricar glóbulos rojos y así mejorar nuestra audición.

No esperes más y empieza a cuidar tu alimentación, incluye en tu día a día una dieta equilibrada y ayuda a que tus oídos funcionen mejor. Si necesitas más información, o simplemente quieres una revisión, te esperamos en Grupo Ópticas Ondarreta. Nuestros profesionales te están esperando, porque la vida te está hablando. Merece la pena escucharla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *